Destinatario

Estas son sólo notas de olvido, recibos injustificados, cartas de silencio y telegramas melancólicos que una mujer de vena negra escribió.

martes, 7 de febrero de 2012

Desde que no me hablas



Primero la vida, primero la infancia,
un sonido que las letras rebasan.
Primero fue el beso, la creación, la nada,
cuando él fue poeta y pintó con palabras.

Cuando la luna se alzaba la sombra agachaba
y en mis sueños dulces tu imagen clamaba:
¨¡No me olvides, no me olvides si me amas!¨
respondía: ¨¡No te olvido!¨ y el sueño se apartaba.

La sinfonía ya cantaba la lunada
y mi corazón palpitante fugaz te buscaba,
aunque la arena es triste y melancólica la sonata
mi pecho abre lo que las lágrimas callan.

Por alguna razón mi olvido aún no te mata
porqué mi corazón sabe quien lo desata
y es tu recuerdo dulce delirio que arrebata
y es mi poesía reblandecida que te llama.

Es el frío a deshora en madrugada,
es el silencio que se mezcla en las cartas,
es esa oscura esquina tumba que espanta,
todo eso existe en mí  desde que no me hablas.

4 comentarios:

  1. Me parece que para ti ese silencio aturde mas que cualquier sonido. Fuerza es lo único que te puedo sugerir y enviarte buena vibra :)

    ResponderEliminar
  2. Tan penetrante que es el silencio que se cuela por cualquier rendija y nos produce frío. Gracias Chac Mool no estamos leyendo. (:

    ResponderEliminar
  3. "Primero fue el beso, la creación, la nada,
    cuando él fue poeta y pintó con palabras."
    Qué belleza. No sabes como te entiendo :/...no soy partidaria de olvidar.

    ResponderEliminar
  4. Es que no nacimos para olvidar ;)
    Saludos Egolupus II (:

    ResponderEliminar

En mi tiempo libre y no libre escribo, toda ventana aquí esta dispuesta a tus comentarios, comparto mis ideas, comparte tu opinión ;-)