Destinatario

Estas son sólo notas de olvido, recibos injustificados, cartas de silencio y telegramas melancólicos que una mujer de vena negra escribió.

martes, 12 de marzo de 2013

Arena


Quiero un tiempo, uno que me resista,
uno que no se esconda bajo el tizne del cielo,
uno que sobreviva a las complicaciones sociales,
que destierre las guerras con fines suicidas,
ese tiempo que despeje la niebla y sus celos.

Un tiempo que no se oxide, que olvide las prisas,
el tiempo que no lee epitafios en el cementerio;
el movimiento aparente, detenido a pasos parciales,
me lastima, me hiere, me está matando por dentro
y por fuera, por fuera sonrío a las personas queridas.

Las abrazo, ni pienso en perderles, ni pienso en tenerlas,
porque si algo aprecio, aparece el tiempo y se lo lleva,
y me lleva con ello un miedo que me parece inmenso,
el terror por lo cierto, lo real, porque la noche que intimida,
porque no puedo sentir nada tan mío, porque nada fue mío.

El tiempo me puede con su tormenta asesina
¿cómo puede desteñir lo que ayer parecía nuevo?,
qué tan pronto aparecen los restos de muros destruidos
y al día siguiente la memoria olvida la vida, olvida
y con su lluvia borra todo rostro, lo esconde
con los terrores de anoche, anoche que yo no dormía.

La publicidad anuncia siempre el día de mañana,
pero sus viejas poesías me hablan de inviernos enteros,
de viejos mamotretos, cuartos fríos de nostalgia vivida,
de espantosas escenas, de ruinas y de vinos añejos,
¿de qué me habla la vida si no es esa cruel sustancia perdida?

No quiero vivir, no puedo vivir pensando en esto,
porque se me hunde en la médula del hueso
la espina de que pude tener en el corazón la alegría,
la espina retorcida que hoy es un recuerdo,
la idea de que todo se desvaneció en las arenas del tiempo.



2 comentarios:

  1. El tiempo que mitiga el dolor, pero tan efímero, porque lo que trae consigo, recuerdos, tristezas, nostalgias, cicatrices enterradas, que pueden surgir con tan solo traer esos momentos, se vuelve de nuevo todo tan nítido, por eso tan efímero es el tiempo, pero es parte de la vida, es como una superación, experiencias que nos hacen fuerte, para cuando recordemos aquellos momentos sea solo para reflexionar y tomar lo positivo de lo que se vivió.

    Muy bonito Ceci!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Steph, ojalá y si, Dios te oiga

      Eliminar

En mi tiempo libre y no libre escribo, toda ventana aquí esta dispuesta a tus comentarios, comparto mis ideas, comparte tu opinión ;-)