Destinatario

Estas son sólo notas de olvido, recibos injustificados, cartas de silencio y telegramas melancólicos que una mujer de vena negra escribió.

domingo, 11 de septiembre de 2011


Una vez que se debilite nuestra intención y el interés que había hecho surgir o reunir estas ideas y conocimientos exactos e inexactos, perdido el contacto con lo que solía vivir en nosotros mismos, ésto se convertirá por deformación, en un relato maravilloso, o se cristalizará en un mito, una teología extinta de la cual todos conocerán el final feliz, pero solo nosotros sabemos que no es nada feliz el final.


2 comentarios:

  1. Bueno, que el lector nunca se te adelante a lo que vaya a ser la historia de tu vida.

    ResponderEliminar

En mi tiempo libre y no libre escribo, toda ventana aquí esta dispuesta a tus comentarios, comparto mis ideas, comparte tu opinión ;-)