Destinatario

Estas son sólo notas de olvido, recibos injustificados, cartas de silencio y telegramas melancólicos que una mujer de vena negra escribió.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Porque se parece a nosotros



Por allá pasa la nube feliz y ligera
transitoria blanca gris, llena de esmero
le siguen y persiguen los días y las horas
y parecen casi correr cerca del mes de enero.

Por otro lado estoy yo aquí sentada,
casi volteando a ver al hermoso cielo,
por alguna razón la mañana quedada,
se resbalo hasta mis ojos cansados de nuevo.

Los huesos me duelen en demasía,
mi cuerpo cortado, agotado y muy cansado
sigue afuera, sin titubear mi cuerpo esperaría
a que tú por algún lado regresaras de nuevo.

Ya se acaba el día y las hojas se tornan amarillas,
ya hace frío, y mi corazón empieza a latir lento,
se ha desilusionado, se ha agachado en cunclillas
para buscar en largos pasos al remordimiento.

La noche ha caído y la tristeza dio vuelta a la avenida,
me ha acariciado el vacío del cuerpo,
le ha exprimido toda la sensación de una dicha
que ya nunca se atrevió a volver de nuevo...
y así se me irá la vida... esperándote de nuevo...

2 comentarios:

  1. Las frías noches que acompañan cada día
    La soledad es el mayor misterio de un mundo lleno de habitantes.

    ResponderEliminar

En mi tiempo libre y no libre escribo, toda ventana aquí esta dispuesta a tus comentarios, comparto mis ideas, comparte tu opinión ;-)